Trazando caminos inclusivos: Martina Leiva se suma a la carrera de Psicología en la Universidad de O’Higgins

12

  • La joven, oriunda de Santa Cruz y diagnosticada con atrofia muscular espinal, postuló a la Universidad de O’Higgins luego de realizar el proceso normal de acceso a la educación superior. Y esta semana selló su matrícula presencialmente.

Cuñas e imágenes en video: https://bit.ly/3U71hI9

Martina Leiva Rodríguez es la menor de 5 hermanos. A los cinco meses de vida fue diagnosticada con atrofia muscular espinal AME1, una enfermedad genética que daña y mata las neuronas motoras. Su condición la llevó a pasar sus primeros años de vida en la Fundación Josefina Martínez de Ferrari, hasta el año 2008, cuando el Ministerio de Salud inició un programa para reintegrar a los pacientes a sus domicilios, siendo una de las primeras pacientes en concretar la hospitalización domiciliaria.

Actualmente tiene 18 años. Y si bien desde los 6 meses se encuentra postrada y hoy depende 100% de un ventilador mecánico, por su parálisis diafragmática, eso no le ha impedido avanzar en la vida.

Culminó su enseñanza media, junto a su madre –Mónica Rodríguez-, gracias al apoyo psicoeducativo de la Escuela Hospitalaria Santa Cruz, y decidió avanzar un paso más allá. Dio la Prueba de Acceso a la Educación Superior y postuló a la carrera de Psicología en la Universidad de O’Higgins (UOH), meta que cumplió ampliamente gracias a sus calificaciones y un buen resultado PAES.

Su matrícula como nueva estudiante UOH se concretó esta semana, presencialmente en el Campus Rancagua de la Universidad, donde Martina pudo compartir con autoridades universitarias y jóvenes que también ingresaban a las 27 carreras que ofrece la casa de estudios regional.

“Hoy hicimos hartas cosas, conocimos varios lugares donde me explicaron muchos procesos. Y la verdad, me encantó. Estoy muy contenta, son todos súper amorosos y buena onda. La ayuda que me están ofreciendo es la esperada, la que queríamos, la que necesitaba”, explicó la joven luego de recibir el papel que la certificaba como nueva estudiante de Psicología UOH.

“Quiero empezar pronto, aprender y en cinco años titularme. También ayudar a las personas a que cumplan sus sueños, a que salgan adelante, a motivarlos y abrir la puerta a otras personas con discapacidad que también se den cuenta que se puede. Que no es imposible. Que se atrevan a hacerlo”, destacó Martina.

Su madre, Mónica Rodríguez, muy emocionada, comentó que “este recibimiento que nos hicieron fue muy lindo. Nunca nos habían recibido con las puertas abiertas de esta forma. Tanta gente, fue muy emotivo. Así que orgullosa de estar acá; tenía mis preocupaciones de acuerdo a lo que la Martina quería hacer, pero se están dando todas las cosas y con mucha voluntad”.

Universidad inclusiva

La UOH a través de la Unidad de Inclusión, perteneciente a la Dirección de Asuntos Estudiantiles (DAE), desde sus inicios busca promover el desarrollo integral de las y los estudiantes por medio de servicios y beneficios destinados a potenciar su desempeño académico y su desarrollo personal.

Desde ese ámbito, Carlos Pérez Wilson, Vicerrector Académico UOH, celebró el ingreso de Martina a la casa de estudios regional. “La Universidad se lo ha tomado con mucha alegría, con mucho entusiasmo, porque estas situaciones son las que efectivamente nos comprometen y nos permiten cumplir los compromisos institucionales que se han asumido en el área de inclusión”.

“Nuestro proyecto institucional es un proyecto inclusivo, esperanzador en el sentido de que queremos que la Educación Superior sea una realidad para todas las personas, independiente de su condición. Así que con Martina estamos muy contentos, tenemos claro que es un desafío grande y que tiene que ser resuelto de manera conjunta y colaborativa”, expresó la autoridad universitaria.

Carol Uribe Llanos, coordinadora de la Unidad de Inclusión UOH, puntualizó que desde sus inicios la UOH se declaró una universidad inclusiva, “eso significa que debemos estar preparados para recibir a todos los estudiantes que tienen la intención de formarse aquí, en nuestra casa de estudios. Hoy, recibimos a Martina muy contentos, emocionados, porque podemos dar fe que la inclusión es posible y que cualquier persona que tiene un desafío en la vida, independiente de su condición, puede hacer lo que desee. Y ese es el caso de Martina hoy”.

Todos somos Martina

Carlos Pérez Wilson

Vicerrector Académico

Universidad de O’Higgins

Esta semana, una joven hizo posible su sueño de ingresar a la Universidad. Su madre, orgullosa y emocionada, la acompañaba en todo momento, mientras ella escuchaba atenta el cúmulo de información que muchos monitores y profesores querían entregarle. Ella, consumida por la felicidad, sólo atinaba a responder que sí, mirando extasiada este nuevo mundo, su nuevo mundo, que la acogería por lo menos durante los próximos cinco años.

Además de su madre, varias otras personas la acompañaron, todas igualmente orgullosas y emocionadas. Con sentimientos encontrados de tristeza y felicidad, asumían el término de una odisea y el comienzo de otra. La acompañaban con el celo natural de estar entregando los destinos de una joven a otra institución, queriendo convencerse que la acogerían y acompañarían como ellos lo habían estado haciendo durante todo este tiempo.

Lo que le relato no es sino un sueño común a los miles de jóvenes que ingresan año a año a la Educación Superior. Y es así como toda Universidad presume y asume acometer esta noble responsabilidad, quizá la más noble de todas. Son años bastante peculiares para muchos y muchas jóvenes, ya que corresponden al término del ciclo escolar, y el tránsito hacia una nueva etapa, con mucha mayor autonomía y responsabilidad, con otras reglas, otros códigos, otras relaciones interpersonales, en una especie de micro-sociedad en que, con cierto grado de resguardo y otro tipo de apoyos, le permitirán iniciar su camino hacia la vida profesional.

Martina, nuestra ahora estudiante Martina, llegó a nosotros porque es donde quería estar, era su sueño estudiar aquí, y llegó por sus propios méritos. Ella egresó del Aula Hospitalaria de Santa Cruz, donde se atienden escolarmente a niñas y niños hospitalizados, al mismo tiempo que se ayuda a prevenir y evitar la posible marginación que pueden sufrir por causa de una enfermedad. Con los medios y apoyos que contaban, un grupo de profesionales del aula hospitalaria, que también acompañaron Martina a matricularse, atendieron no sólo la formación y preparación escolar de su ahora exalumna, sino también sus necesidades afectivas y sociales. Un trabajo dedicado y cariñoso, condicionado en sus avances al estado de salud y tratamiento médico de Martina.

Y seguramente, cuando ya resolvió qué estudiar, quizá, pienso, habrá leído en alguna parte que declarábamos ser, entre muchas otras cosas, una Universidad inclusiva. Y quizá, y sólo quizá, aquella palabra resultó ser lo suficientemente poderosa para generar convicción y entregar el tesón necesario para enfrentar todo el proceso de postulación a la Universidad.

Estas historias nos demuestran dos aspectos importantes. Primero, el recordarnos que en cada Universidad existen notables historias de vida, muchas veces desconocidas, de los y las estudiantes, sus familias, y de personas que siempre estuvieron apoyándolos en todo, y que, llegado el momento, confiaron en que, al igual que ellos, existiría igualmente un equipo de personas con la misma motivación y compromiso que ellos/as tuvieron o tienen, al interior de la Universidad para acompañar a esa persona por la que dedicaron su vida.

Y, por otro lado, recordarnos la enorme responsabilidad de las instituciones de Educación Superior en su ámbito declarativo. Es sabido que, por temas de acreditación, certificación, promoción u otros, deben atender a una serie de lineamientos propios de su planificación estratégica y políticas institucionales que las obligan a estar permanentemente declarando propósitos, énfasis y compromisos, los cuales muchas veces se diluyen entre la normalidad de los y las estudiantes que reciben. Pero casos como el de Martina nos hacen recordar que, para alguien, en alguna parte, estas declaraciones pueden constituir una señal que los anime a tomar una decisión relevante para su vida, confiando en la palabra empeñada, y para los cuales ese compromiso debe ser irrenunciable. Hay una cita que se le atribuye a la fallecida Dolores Ibárruri, que lo ejemplifica de manera notable: “Un día, me falló quien menos imaginaba, y entendí que las palabras hay que cumplirlas y de los actos hay que hacerse cargo…”.

La inclusión, la integridad académica, el enfoque de género, la atención a la diversidad, el desarrollo integral, son elementos que no basta con que figuren en la malla. Estos compromisos no son personales, son institucionales, todos quienes conformamos la universidad, cualquiera sea el rol que tengamos, somos responsables. Si Martina forma parte de la comunidad universitaria, entonces todos somos Martina.

Al despedirme de Martina, le advertí lo mismo que le digo a cada estudiante matriculado que tengo ocasión de saludar: ustedes son embajadores y embajadoras de nuestra Universidad. Lo que ustedes hagan para los otros, y lo que nosotros hagamos por y para ustedes, será la verdadera evidencia de cuánto realmente nos esforzamos por mejorar la calidad de la educación y avanzar hacia sociedades más justas, equitativas y cohesionadas.